Es importante saber que tipos de lubricantes existen en el mercado y cuál de todos estos lubricantes es ideal para mí, mi juguete, mi experiencia y lo que busco para disfrutar. Es importante conocer el material del cuál está hecho nuestro juguete, ya que algunos materiales no son compatibles con algunos lubricantes. Suena complicado… Tal vez un poquito, pero no te preocupes, al terminar de leer este artículo entenderás por completo y si tienes dudas, siempre te puedes comunicar con nosotros 😉

¿Cuál es el mejor tipo de lubricante para mí?

Si como yo, alguna vez te has hecho preguntas como: ¿qué hay dentro del lubricante que estoy por usar?, ¿por qué mi lubricante es diferente a los demás? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas?, entonces, estás en el lugar correcto.

Existen varios tipos de lubricantes disponibles en el mercado, algunos usan aceites naturales, otros silicona, mientras que los más populares suelen estar hechos a base de agua y glicerina.

Lubricantes a base de agua y glicerina

Sin lugar a duda, es el favorito de muchos por su bajo precio y lo seguro que es.

La glicerina se añade a la mayoría de los lubricantes a base de agua como humectante, y, ya que es comestible, suele añadirse para dar un sabor más dulce. Se pueden usar con seguridad con condones y dildos, y lo mejor, ¡es fácil de limpiar!

Su principal desventaja es que se secan con rapidez, y algunas marcas contienen parabenos, los cuales pueden irritar la piel de algunas personas. También existen estudios que sugieren que la glicerina puede favorecer la transmisión del VIH y las infecciones por hongos en personas propensas a estas infecciones.

Lubricantes a base de agua sin glicerina

Los lubricantes sin glicerina suelen secarse más lento y son una buena alternativa si tienes alergia a la glicerina o a los parabenos, lamentablemente, son más difíciles de encontrar y su sabor suele ser un poco más amargo.

Si tienes propensión a infecciones por hongos este lubricante puede ser la mejor opción para ti.

Lubricantes de petróleo

Los lubricantes a base de petróleo, como la vaselina y el aceite de masaje, suelen ser extremadamente baratos y accesibles. Son completamente seguros para el uso anal y suelen funcionar bien con preservativos de poliuretano y nitrilo.

Sin embargo, estos lubricantes pueden reducir la eficacia de los preservativos de látex, pues aumentan el riesgo de que se rompan. 

También existen múltiples evidencias de que estos lubricantes pueden afectar tu PH vaginal, favoreciendo así la presencia de infecciones bacterianas y fúngicas.

Lubricantes con aceites naturales

Los lubricantes de este tipo son los más seguros para el uso vaginal, son seguros de ingerir, accesibles y no destruyen preservativos de poliuretano o nitrilo.

Aunque, algunos pueden destruir los preservativos de látex, y dependiendo del origen del aceite su precio puede ser más alto. Recuerda siempre revisar los ingredientes de este aceite para prevenir reacciones alérgicas pues algunas personas son alérgicas a aceites como el coco. Además, algunas marcas más baratas suelen añadir parabenos como preservantes o glicerina como aditivo y endulzante.

Lubricantes de silicona

Si tienes problemas de piel sensible o reseca, los lubricantes de silicona son muy recomendables, ya que muchos son hipoalergénicos y más duraderos que cualquier otro lubricante y son seguros de usar con casi todos los preservativos excepto los de silicona.

Lamentablemente, este tipo de lubricante suele ser más caro y difícil de encontrar, además es inflamable, por lo que debes usarlo con cuidado.

Recuerda que, sin importar el tipo que elijas, la lubricación mejora las experiencias sexuales, aumenta la satisfacción disminuyendo el dolor, previene que tu preservativo se rompa y evita el desgarro vaginal y/o anal.

Categorías: Blog

0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *